Más culpables

El caso es descalificar con el insulto cuando no se tiene ni un sólo argumento para negar lo evidente

Reconocida nuestra culpabilidad por votar a unos políticos que han demostrado, durante la friolera de 40 años, su traición sistemática a los intereses de Granada y de los granadinos, es momento de que ellos, como principales responsables de la postergación de nuestra tierra, asuman de una vez su culpabilidad.

Culpables son estos políticos de no defender los intereses de Granada y de sus votantes, sólo por mantenerse en sus sillones públicos y seguir cobrando sueldazos a costa de nuestro dinero, mientras su ciudad y provincia quedaban sumidas en el más insultante y humillante abandono.

Culpables también los regidores de esta inconstitucional autonomía que, sabedores del pucherazo de 1980, en vez de compensar a los territorios que votaron contra la creación de esta falsa Comunidad -los más pobres- los ningunean, así como a los históricos con hegemonía territorial, institucional, administrativa, judicial, militar… para proceder a su anulación sistemática en pro de Sevilla y sus intereses.

Culpables también los palmeros del régimen, pseudo intelectualoides pelotilleros de cuarta categoría, que no permiten ni la disidencia intelectual ni que existan ciudadanos con otra ideología política que no sea la del pensamiento único andaluz. Y es que todo el que quiere otro futuro para nuestra tierra y opina que con una autonomía propia nos iría mejor es un Puigdemont, independentista, cantonalista, provinciano y cateto… Qué ignorancia. El caso es descalificar con el insulto cuando no se tiene ni un sólo argumento para negar lo evidente, cual es el desprecio sistemático a los intereses de Granada por el régimen. 40 años son más que suficientes para que haya quedado empíricamente constatada la lamentable situación de aislamiento, abandono y postergación de Granada. Y no es que Sevilla nos robe, porque para que te roben, tienes que tener algo, y aquí no tenemos nada desde 1980, porque desde que se creó la antidemocrática e ilegítima autonomía andaluza, se lo han quedado todo, todito, todo, ab initio, con sus falsarias justificaciones para adornar su infame actuación.

Culpables asimismo todos aquellos que, siendo conscientes, han consentido en silencio la deliberada postergación de nuestra tierra, con tal de conservar sus sillones, sillas o sillitas de cobistas profesionales.

Los granadinos tenemos la última palabra para despachar de una vez a los máximos culpables locales, autonómicos y estatales de la lamentable situación de nuestra tierra.

http://www.granadahoy.com/opinion/articulos/culpables_0_1216078882.html